El seguro de impago de alquiler es una póliza que protege a los propietarios de la vivienda ante los posibles impagos de las mensualidades de alquiler por parte de los arrendatarios. En ese sentido, y por lógica, deben ser los primeros quienes procedan con el pago del seguro del impago de alquiler. A fin de cuentas, son ellos los que podrían beneficiarse de sus coberturas y, además, no tiene sentido poner en manos de los inquilinos el pago del seguro: si dejaran de pagar el alquiler, también dejarían de pagar el seguro.

En qué consiste el seguro de impago de alquiler

Ahora ya sabes quién paga el seguro de impago de alquiler. No obstante, ¿en qué consiste esta póliza si la miramos bien de cerca? Son varias sus coberturas. En primer lugar, y en caso de que los inquilinos dejen de abonar la mensualidad acordada, al aseguradora te proporcionará dicho dinero. Eso sí, hasta cierto límite de mensualidades establecidas en el contrato de la póliza. No van a estar pagándote toda la vida, pero sí varias mensualidades, lo que podría darte tiempo para solucionar el problema.

En segundo lugar, y precisamente para que el problema no dure toda la vida, las aseguradoras acostumbran a poner a tu disposición a abogados especializados que se encargan de establecer la demanda. Eso te aporta una gran comodidad, ya que serán ellos quienes lideren la reclamación. Y, en tercer y último lugar, están los desperfectos. Aunque no los cubren todos los seguros de impago de alquiler, algunos sí, cubriendo todos los daños provocados por los inquilinos en tu vivienda. Una protección integral.

Quien contrata el seguro de impago de alquiler

¿Quién contrata el seguro de impago de alquiler?

La contratación del seguro de impago de alquiler debe correr a cargo del propietario de la vivienda. Y existe un motivo muy obvio para ello. Si tu inquilino fuese capaz de dejar de abonar la mensualidad del alquiler e incumplir sus obligaciones contractuales, ¿qué te hace pensar que seguiría abonando el seguro por impago de alquiler? Además, el inquilino no sería beneficiario en ningún caso de este seguro. Es una póliza que deben afrontar los arrendadores en el 100% de los casos. Queda dicho.

Cómo funciona

Como ya hemos anotado antes, en los seguros por impago de alquiler, la aseguradora proporciona al titular las mensualidades impagadas hasta un límite establecido en el contrato. De esa forma, y aunque la persona que alquila la vivienda no pague el alquiler, tú seguirás recibiendo el dinero. Eso te proporciona una gran seguridad. Además, y mientras tanto, la aseguradora se pondrá en marcha para reclamar ese dinero que no ha sido abonado por parte del inquilino. Tú tendrás que hacer muy poquito.

Quien paga el seguro de impago de alquiler

Coberturas

Además de todo lo indicado en el apartado anterior, las coberturas del seguro de impago de alquiler pueden incluir también los desperfectos provocados por los últimos inquilinos en la vivienda. Imagina cómo sería la situación si, además de dejar de cobrar la mensualidad del alquiler, te encontraras una casa destrozada. Los daños a tu economía serían dobles. En ese sentido, y ahora que conoces cómo funciona un seguro de impago de alquiler, deberías como mínimo plantearte su contratación. Vive tranquilo.

Requisitos para contratar este seguro

Los requisitos para contratar un seguro de impago de alquiler suelen tener más que ver con los potenciales inquilinos que con el propietario de la vivienda en sí. En ese sentido, y a partir de la contratación del seguro, la aseguradora tiene derecho a analizar la solvencia económica de los arrendadores para dar su visto bueno o no. Y es lógico: será ella quien se haga cargo de las mensualidades en caso de que el arrendador incurra en el impago. Esperamos haberte ayudado.

Skip to content