El seguro de responsabilidad civil a terceros es el único seguro de coche obligatorio que existe en nuestro país en la actualidad. Es la póliza mínima que necesitas para poder circular por las carreteras españolas. Sin embargo, los accidentes pueden provocar mucho más que daños materiales o personales a terceros. Pueden convertirse también en una fuente de pérdidas materiales, económicas e incluso físicas para ti. Es ahí donde entra en escena el seguro a todo riesgo. ¿Pero qué cubre el seguro a todo riesgo para vehículos?

Coberturas de un seguro a todo riesgo de coche

Podemos decir sin temor a equivocarnos que un seguro a todo riesgo proporciona la mayor protección que puede alcanzarse en carretera. El motivo es obvio: ofrece un mayor abanico de coberturas que el resto de la oferta de pólizas del mercado. Entre ellas, la propia cobertura de responsabilidad civil, la cual es obligatoria en nuestro país y gracias a la cual no tendrás que hacer frente con tu patrimonio personal a los daños que tu conducción pueda causar en terceras personas. Eso te aporta una tranquilidad mayúscula.

Pero, además, la cobertura del seguro a todo riesgo del coche también incluye la cobertura por daños que tú u otra persona puedan provocar en el propio vehículo. No importa si se encuentra en circulación, si se halla estacionado o en cualquier otra situación. Además, también estará protegido del mal tiempo, los terremotos y otras eventualidades como los actos terroristas. Como decíamos, es un seguro total para que disfrutes en todo momento de una protección integral. Te mereces esa seguridad. ¿Por qué no tomarla?

Un seguro a todo riesgo cubre a cualquier conductor

¿Un seguro a todo riesgo cubre a cualquier conductor?

En este caso, la respuesta no es categórica. La realidad es que, en líneas generales, muchas de estos seguros sí prestan cobertura a la persona que conduzca, siempre que esta cumpla unos requisitos esenciales que se encuentren establecidos en el contrato. En cualquier caso, existen aseguradoras que solo cubren al titular y a nadie más. En ese sentido, es muy importante que cuentes con asesoramiento personalizado a la hora de la contratación de la póliza. Debes intentar conseguir las mayores coberturas posibles.

¿Ofrece cobertura en caso de golpes propios?

Efectivamente. Es otra de las grandes ventajas de los seguros a todo riesgo: el seguro a todo riesgo cubre los golpes propios, es decir, los golpes que perjudiquen al vehículo y cuya responsabilidad sea tuya. Esta es la gran diferencia con otras pólizas de coches del mercado. Como ya hemos repetido en varias ocasiones, estas pólizas totales están destinadas a que los titulares conduzcan con una tranquilidad absoluta. Además, y para redondear la lista de coberturas, también cubren por pérdida parcial o total en caso de hurto.

Coberturas de un seguro a todo riesgo de coche

¿Están cubiertos los arañazos?

¿El seguro a todo riesgo cubre arañazos? Este es un caso especial. Aunque puede que algunas aseguradoras se nieguen a incluirlo en esta póliza, lo cierto es que, en general, la mayoría de las empresas de seguro que operan en nuestro país incorporan la cobertura de reparación de rayajos en sus pólizas a todo riesgo. Es una buena noticia para los conductores. Después de todo, es uno de los deperfectos más comunes que sufre un vehículo. Y, aunque no afecten a la conducción en sí, son muy desagradables.

¿Cubre averías mecánicas?

Generalmente no: el seguro a todo riesgo no cubre las averías mecánicas que desembocan en que debas ir al taller para repararlo. Sin embargo, esto no significa que nunca lo hagan. Como ya hemos señalado antes, y volvemos a incidir en ello, muchas de las coberturas son negociables. Por eso es fundamental que te pongas en manos de los mayores expertos posibles. Averías mecánicas, vehículos de remplazo y mucho más. Desde Montico Consultores podemos ayudarte a contrar lo que necesitas.

Skip to content